Regístrate | Iniciar Sesión | Estas aquí > Inicio
26

Santo Domingo.-   El Senado de la República aprobó este miércoles en segunda lectura  la nueva Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, que en lo adelante se denominará  “Ministerio de Defensa de la República Dominicana”, con la posibilidad de que el Ministro pueda ser un militar o un civil.  

El proyecto, sometido por el senador Adriano Sánchez Roa, fue acogido a unanimidad por los 23 senadores presentes en el hemiciclo, y pasará a la Cámara de Diputados para su estudio o ponderación.

La nueva ley establece la creación de las clases de suboficial, el desmonte de un general por cada mil soldados, rigidez en los ascensos, obligatoriedad en la formación, mayor participación en el desarrollo económico y social del país, tiempos límites de vida militar y el cambio de nombres de las instituciones.

La iniciativa establece, además,  que, la Marina de Guerra se llamará Armada República Dominicana, el Ejército Nacional, será Ejército República Dominicana y la Fuerza Aérea de la República Dominicana, a fin de homologarlos a las nomenclaturas internacionales, acorde con la actual coyuntura de estos tiempos.

El ministro de Defensa, designado por el Poder Ejecutivo, será retirado obligatoriamente a los dos años, sin embargo, el Presidente de la República, mediante decreto, lo podrá confirmar por dos nuevos años.

En esta nueva ley del Ministerio de Defensa, se prohibirán los ascensos “honoríficos”, y los ascensos regulares se harán estrictamente por el escalafón jerárquico, evaluación del desempeño, calificaciones académicas en los cursos requeridos y antigüedad en el servicio.

El senador Sánchez Roa explicó que nadie podrá ser ascendido si no cumple con el tiempo mínimo, que es 4 años como segundo y primer teniente, cinco años como capitán, cuatro años como mayor y cinco años siendo  teniente coronel y coronel, y para general se deja a la potestad del Presidente de la República.

El legislador por Elías Piña manifestó que la pieza legislativa adopta más rigideces para los asimilados o contratados que requiera dicho Ministerio.

El rango de general solo será por diez años máximo y desde entonces su retiro es obligatorio, a menos que al cumplirlo se encuentre ocupando una posición de mando, lo mismo sucederá para los rangos de coroneles o capitanes de navío.

En cuanto a los ascensos “institucionales” solo se realizarán los 27 de febrero de cada año. También, a los 25 años de servicio, el retiro de un soldado es voluntario, pero a los 40 años será obligatorio.

La reducción de los generales actuales, para ajustarlo a uno por cada mil soldados, se hará gradualmente, ya que el Poder Ejecutivo sólo podrá ascender un coronel a general, cuando haya retirado a tres generales, por lo que se calcula que el desmonte tardará seis años.

El jefe de la institución será el Ministro y se crea el puesto de Comandante General del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, quien será el número dos al mando, con poderes estrictamente militares.

Ya no existirá el privilegio de “la antigüedad es un rango”, porque se tomará en cuenta otros requisitos como la formación, disciplina, etcétera.

Habrá subtenientes I, II y III, como categorías de combate especializadas, con el propósito de ampliar la tecnificación de la institución.

Por Eglis Santana

Actions: E-mail | Comentarios (0) |